viernes, 20 de junio de 2014

El cambio climático podría mitigarse más rápidamente través de la reducción de la sustancia contaminante Black Carbon o carbono negro

Reducir las emisiones de Black Carbon podría suponer una manera de frenar los impactos climáticos actuales y contribuir a mitigar el cambio climático relativamente rápida.


El informe “Black Carbon y sus efectos sobre el clima”, elaborado por Factor CO2 y presentado recientemente en Madrid, señala que la sustancia contaminante Black Carbon o carbono negro podría ser controlada y reducida a nivel nacional e internacional con el objetivo de acelerar la mitigación del cambio climático.

Las emisiones de Black Carbon constituyen la segunda mayor contribución al cambio climático, por detrás del CO2. Estas partículas permanecen durante un tiempo breve en la atmósfera, a diferencia del CO2, pero son altamente perjudiciales para el medio ambiente y la salud.

Se trata de un componente de materia particulada fina (PM2.5) que puede jugar un importante papel en la mitigación del cambio climático. Como Contaminante Climático de Vida Corta (CCVC), una de las características más relevantes reside en su corta permanencia en la atmósfera, que oscila entre varios días o semanas, frente a los años, siglos o incluso milenios que puede permanecer el CO2, por lo que su reducción puede suponer una medida relativamente rápida de paliar o disminuir los impactos climáticos actuales.

Las actividades que mayores emisiones de Black Carbon generan a nivel mundial son la quema de biomasa, la quema de biocombustibles y los motores diesel para el transporte y para uso industrial.  En España, el principal sector emisor de este contaminante es el transporte, con un 34%, seguido por la combustión en otros sectores y la combustión en industrias del sector energético.

Además de los impactos medioambientales, la presencia del Black Carbon en la atmósfera conlleva graves efectos negativos sobre la salud humana. Es considerado de especial gravedad por la Organización Mundial de la Salud (OMS), ya que por su pequeño tamaño estas partículas son inhaladas por el ser humano y pueden afectar directa o indirectamente al sistema pulmonar y los bronquiolos e incrementar el riesgo de padecer infecciones respiratorias.

De hecho, esta sustancia provoca numerosos efectos negativos sobre la salud humana, aumentando la tasa de muertes prematuras por contaminación atmosférica en todo el mundo.  Según la Comisión Europea, la mala calidad del aire, provocada en parte por materia particulada fina, de la que forma parte el Black Carbon, es la primera causa de muerte prematura en materia medioambiental en Europa: 600.000 personas murieron en Europa durante 2012 como consecuencia de la contaminación atmosférica. Además, el número de víctimas debido a la mala calidad del aire es superior al de los accidentes de tráfico.

 Este informe, elaborado por Factor CO2, es uno de los pocos estudios específicos que existen sobre esta materia a nivel nacional, por lo que constituye un posible punto de partida para abordar la regulación y reducción de la contaminación atmosférica en el país.

Tomando como referencia los datos disponibles de instituciones internacionales que actualmente estudian el Black Carbon y su influencia sobre el cambio climático, Factor CO2 ha trasladado al caso de España las posibles medidas de control de esta sustancia, estableciendo las pautas para el desarrollo de un inventario nacional de emisiones de Black Carbon. A partir del mismo, su reducción podría ser posible en el corto plazo a través del desarrollo de medidas de reducción.

En relación con ello, en el documento se propone una posible hoja de ruta para abordar esta problemática y trasmitir la importancia de lograr una reducción significativa del Black Carbon a nivel mundial. Dicha hoja de ruta podría pasar por tres ejes clave del panorama socio-económico: el eje científico-técnico, el institucional y el privado. Desde estas áreas podrían abordarse aspectos como la investigación y la divulgación científica, la financiación multilateral, el establecimiento de un marco de referencia internacional o el involucramiento por parte del colectivo empresarial.

Con todo ello, se pretende avanzar por el camino idóneo para integrar la reducción y el control del Black Carbon en la gestión del cambio climático en el ámbito nacional e internacional.



Sobre el informe
En esta octava publicación de las Series CO2, Factor CO2 ha realizado un estudio sobre la naturaleza del Black Carbon, su influencia sobre el medio ambiente y la ciudadanía, sus principales fuentes de emisión y las posibles medidas de control y reducción de este contaminante atmosférico, con el objetivo de poner de manifiesto la importancia del Black Carbon en relación con el cambio climático y la salud humana.