jueves, 19 de abril de 2012

La territorialización de emisiones de CO2, una apuesta de futuro

Durante la celebración del último Consejo Nacional del Clima (CNC), que ha tenido lugar el  11 de abril de 2012, desde el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, se han realizado importantes propuestas de cara a avanzar en el cumplimiento de los objetivos nacionales en materia de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

Como principal aportación, el ministro Miguel Arias Cañete ha planteado la posibilidad de territorializar los objetivos de reducción de emisiones de GEI por Comunidades Autónomas. Asimismo, se ha decidido convocar dos veces al año el CNC, aspecto importante, teniendo en cuenta que el último Consejo no tenía lugar desde el 2010.

Estas medidas van encaminadas a avanzar en el cumplimiento del objetivo nacional de reducción de emisiones de GEI, valor fijado en un 10% respecto a las emisiones del año 2005 para los sectores difusos, es decir, para aquellos sectores no afectados por el Comercio Europeo de Derechos de Emisión (como por ejemplo, el sector transporte y el residencial).

Si se analiza la situación de emisiones de GEI a nivel estatal se observa que, en el 2010, éstas ascendieron a 355,9 Mt CO2e, lo que supuso un descenso del 2,8% respecto al año anterior. Los sectores más emisores en dicho año fueron el transporte, con un 25,69%; seguido por el sector energético, con un 20,35%. El resto de sectores fueron la combustión en industrias manufactureras y la construcción (17,82%); la agricultura (11,24%); los procesos industriales (7,87%); el sector residencial, comercial e institucional (7,1%); y el sector residuos (4,24%).
 



Estos datos serán tenidos en cuenta a la hora de implementar la territorialización de las emisiones. No obstante, todavía queda mucho por definir antes de poder llevar a cabo la propuesta. Así, el ministro invitó a los representantes del CNC a presentar sus observaciones en cuanto a la idoneidad de esta idea, así como respecto a los criterios para su ejecución. Por ejemplo, entre los criterios de reparto de objetivos para las diferentes Comunidades Autónomas podrían encontrarse los de población, renta per cápita o costes de abatimiento.


Con idea de empezar a trabajar en el objetivo de reducción de emisiones en base a las aportaciones que se reciban, se ha previsto la creación de un grupo de trabajo que integre a representantes de las Comunidades Autónomas y a la Oficina de Cambio Climático.


Por último, hay que tener en cuenta que en el año 2013, se iniciará el segundo periodo de compromiso del Protocolo de Kioto, con el consiguiente establecimiento de un objetivo nacional global para España.

Estamos, por tanto, ante una medida que busca la implicación de cada Comunidad Autónoma  y la internalización de sus compromisos particulares de reducción de emisiones de GEI, de forma que pueda cumplirse un objetivo más global. Esto parece ser una buena apuesta a futuro.

Nuria Ruiz
Factor CO2

jueves, 12 de abril de 2012

Un paso adelante en la contabilización de las emisiones y absorciones asociadas a los sumideros de carbono

Aún vemos lejos el 2050 y los objetivos de reducción de emisiones de GEI planteados para los países desarrollados para dicho año (entre un 80% y un 95% respecto a los niveles de 1990). Sin embargo, el 2020 está bastante más cerca y en ocho años ya no hablaremos de un escenario futuro y tendremos que haber reducido las emisiones entre un 20% y un 30%.
Estos objetivos se plantean a distintos sectores, pero lo que siempre me ha extrañado es que el sector Uso de la Tierra, Cambio de Uso de la Tierra y Silvicultura (LULUCF, por sus siglas en inglés) no forme parte de este compromiso. El uso del suelo está condicionado y condiciona al resto de sectores, porque todos ellos desarrollan su actividad sobre una superficie determinada.

Es más, hace un par de semanas, el Secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos, resaltaba la importancia de los bosques en la mitigación del cambio climático, recordando que, según el último dato facilitado por la FAO, las masas forestales en el mundo, actualmente, absorben el 10% de todas las emisiones de CO2, es decir, que mitigan el equivalente a 650.000 millones de toneladas de CO2
Desde Europa se quiere modificar esta situación. Por ello, el 12 de marzo se publicó una propuesta de Decisión del Parlamento Europeo y del Consejo sobre las normas contables y los planes de acción aplicables a las emisiones y absorciones de GEI resultantes de las actividades enmarcadas en el Uso de la Tierra, el Cambio de Uso de la Tierra y la Silvicultura. Esto supone un paso adelante en la contabilización de las emisiones y absorciones asociadas a los sumideros de carbono, ya que se establecen las normas contables que deben aplicarse a las emisiones y absorciones resultantes del sector LULUCF y se establece también la necesidad de que los Estados adopten planes de acción para limitar o reducir las emisiones de GEI y mantener o incrementar las absorciones.
María Jesús Muñoz
Factor CO2