jueves, 23 de febrero de 2012

REforestación y no Deforestación, no son incompatibles


¿Cómo incrementamos aún más las absorciones de CO2 generadas gracias a las masas forestales? ¿Reforestamos o no deforestamos? Hasta ahora se le ha dado mucha importancia a la creación de nuevas masas forestales y se ha dejado en un segundo plano la protección de las masas existentes frente a la deforestación y la degradación.
Sin embargo, es el momento de hacer un esfuerzo especial en este sentido, es el momento de dar un impulso especial a las estrategias REDD+ para la reducción de las emisiones derivadas de la deforestación y la degradación forestal; además de la conservación, el manejo sostenible y el mejoramiento del stock de carbono de los bosques en los países en desarrollo.

El trabajo a nivel nacional ya se ha puesto en marcha. Actualmente, distintos países están desarrollando sus estrategias REDD+. No obstante, la velocidad de desarrollo es muy lenta si la comparamos con la velocidad a  la que los bosques se degradan y desaparecen… Por ello, no hay que dejar de pensar en nuevas estrategias, nuevas formas de abordar el problema, nuevas metodologías para que los proyectos REDD+ prosperen.
En este sentido, la semana pasada asistí a una jornada muy interesante, organizada por el Centro Tecnológico Forestal de Cataluña para presentar los avances alcanzados por el Governors' Climate and Forests Task Force (GCF). Esta iniciativa funciona a nivel subnacional ¿Quién dijo que teníamos que esperar a que las estrategias REDD+ nacionales estuviesen finalizadas? ¿No tenemos que ir de lo global a lo local? Es lo que se trata de hacer desde el GCF. Así, el trabajo avanzado a mayor velocidad a nivel subnacional será fácilmente aglutinado en las estrategias REDD+ nacionales de los distintos países.
Esto es sólo otro ejemplo que demuestra que tenemos que poner nuestras cabezas a pensar para encontrar nuevas ideas y nuevas estrategias de lucha contra el cambio climático.
María Jesús Muñoz
Factor CO2

jueves, 16 de febrero de 2012

¿Cuál es el futuro de las renovables?

El actual Gobierno puso en marcha, el pasado 27 de enero, una medida legislativa de carácter temporal en forma de Real Decreto-ley 1/2012, en relación con  el sistema de retribución económica para la generación de electricidad en el régimen especial (energías renovables, cogeneración y residuos).
El motivo esgrimido es que esta partida ha entrañado unos costes elevados que han ido engordando un déficit de tarifa del sistema eléctrico, heredado desde principios de la pasada década. El déficit tarifario es la diferencia entre los ingresos y los costes percibidos por el mercado eléctrico y este valor ha llegado a representar una cifra acumulada de 25.800 millones de euroes entre 2002 y 2010, según datos de la Comisión Nacional de la Energía (CNE).
Esta medida abre el interrogante de cuál será la estrategia para cumplir los  objetivos marcados por España en los diferentes planes de energías renovables y eficiencia energética (PERR 2011-2020 y PAEE 2011-2020). Asimismo, según afirma el ministro de Industria, Energía y Turismo (MINETUR), el objetivo es obtener un mix energético sostenible, equilibrado, diversificado y que disminuya la dependencia extranjera.
Tras la puesta en marcha del RDL 1/2012, ¿cuál es la perspectiva del sector? La alternativa que se vislumbra surge de la aprobación el pasado 18 de noviembre de 2011, del Real Decreto 1699/2011, por el que se regula la conexión a red de instalaciones de producción de energía eléctrica de pequeña potencia. Este Decreto abre una puerta en el mercado de compraventa de energía haciendo que los consumidores puedan producir su propia electricidad en el lugar donde la consumen, volcar a la red el excedente que pudieran generar y descontar ese excedente del recibo de la luz. Esta oportunidad se traduce en el llamado balance neto o autoconsumo, que favorece el ahorro energético por los beneficios colaterales de la generación distribuida con energías renovables en baja tensión.

Por otro lado, en algunas regiones de España, como la Comunidad de Canarias, la paridad de red (grid parity, en inglés) para la fotovoltaica ya ha llegado. Esto es la equiparación de costes entre la tarifa eléctrica que paga el consumidor y el kWh producido con fotovoltaica durante el periodo de vida útil de la instalación.
A modo de ejemplo, vamos a describir una situación que se podría dar en el sector doméstico. Un hogar medio español consume unos 4.000 KWh eléctricos anuales, según el PAEE 2011-2020. Con una instalación de 3,5 kWp de potencia y unas 1.200 horas de sol anuales se podría cubrir holgadamente la demanda eléctrica con una tecnología renovable, como la solar fotovoltaica, mediante una inversión inicial por vivienda de unos 3,5€/Wp, es decir, unos 12.000€ y ocupando unos 30 metros cuadrados de superficie en cubierta, según el Informe Anual de ASIF 2011. Así, la comercializadora se encargaría de calcularla diferencia entre los kilovatios hora consumidos y los producidos por una instalación,  gracias a un doble contador instalado en la vivienda del cliente propietario de la instalación fotovoltaica.
Sin embargo, aún faltan por dilucidar aspectos técnicos específicos como: ¿cuál es el peaje que debería pagar un auto-consumidor, que favorece la disminución de pérdidas de distribución eléctrica en baja tensión?, ¿debería pagar por el concepto de capacidad? Las soluciones a estas respuestas se están desarrollando, actualmente, con la normativa que desarrollará el RD 1699/2011. De esta forma se pretende que exista la posibilidad de que varios consumidores se beneficien de una misma instalación de energías renovables para autoconsumo.
Estaremos pendientes de cómo se va estructurando la norma que dará continuidad a las inversiones del sector. Mientras tanto, seguiremos convenciendo a nuestros clientes de que la eficiencia energética no tiene límites.
Sandra Valdueza y Sergi Bosque
Factor CO2

jueves, 9 de febrero de 2012

Croacia entra en el EU ETS

Croacia, próximamente miembro de la UE, pretende  incluir sus instalaciones en el  Régimen Europeo de Comercio de Derechos de Emisión (EU ETS, por sus siglas en inglés) para el periodo 2013-2020.
El EU ETS es un sistema mediante el que se establece un “cap”, es decir, un límite global a las emisiones, que se traduce en un número limitado de derechos de emisión que se ponen en circulación. Determinadas instalaciones (en función de sus características, actividad histórica reciente y naturaleza de su producción) reciben una asignación gratuita de derechos de emisión. Esta asignación es, deliberadamente, escasa, de tal forma que las instalaciones tienen que hacer un esfuerzo por generar menos CO2 o comprar los derechos de emisión que les faltan. De este modo, se premia a las instalaciones que consiguen disminuir sus emisiones (llegando incluso a obtener ingresos a través de la venta de sus derechos sobrantes) al tiempo que se penaliza a las que se estancan y no aplican políticas de reducción de emisiones.
Croacia no es uno de los mayores emisores de Europa, pero sí que es el Estado que más CO2 emite en la región de los Balcanes. El hecho de que haya entrado en el Régimen de Comercio de Emisión anticipadamente (es decir, antes de ser miembro de pleno derecho de la UE) podría sentar un precedente y provocar un “efecto dominó”, gracias al cual Montenegro, Macedonia, Serbia y otros aspirantes de la zona podrían optar por integrarse en el EU ETS como forma de acercamiento a la UE.

Además, el que haya más Estados dispuestos a adoptar compromisos de reducción de emisiones debe ser recibido como una buena noticia en la lucha contra el cambio climático.
Gaizka Elorriaga
Factor CO2

jueves, 2 de febrero de 2012

Back to the start

¿Y si dejásemos de lado la agricultura y ganadería intensiva y volviésemos a los antiguos modelos de producción? La fórmula imperante en la actualidad permite generar grandes cantidades de productos a precios bajos, pero tiene multitud de consecuencias negativas para el medio ambiente (entre las que destaca la contribución al aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero), para las propias especies y para nuestra salud.

¿Utópico? Sí. Sin embargo, hay diversos proyectos en marcha que permiten vislumbrar un atisbo de esperanza. La Fundación Chipotle Cultivate  es la responsable de la creación del video del final de este artículo y sensibiliza sobre estos temas.

Si lo que buscamos son iniciativas más hippies dentro de la red Open Source Ecology, que pone en contacto a profesionales de distintos sectores (agricultores, ingenieros, arquitectos, médicos…) para trabajar en pos de tecnologías sostenibles y abiertas para todos, se va a realizar la primera acción “en vivo” en España.

Así, el pueblecito de Santibañez el Alto, en Cáceres, acogerá una casa en la que se buscarán soluciones respetuosas con el medio ambiente en los campos de la energía, la alimentación, el agua, la bioconstrucción, la comunicación, el transporte, la salud y la creación de comunidades.

Se puede colaborar con financiación e, incluso, de forma activa, ya que en la casa vivirán algunas personas de forma permanente.

Quizá éstas iniciativas no acaben teniendo una gran repercusión social, aunque suponen un punto de partida y puede que sirvan para encontrar una solución intermedia, que nos permita volver al principio aplicando los conocimientos actuales.




Nahia Nebra
Factor CO2